Comercialización productos Halal (I)

Continuando con la entrada en la que exponía datos acerca de la importancia creciente de los productos Halal y el mercado potencial, hoy voy a reflexionar desde otro ángulo: el de la estrategia de comercialización (la he dividido en dos entradas ya que es extenso).

Certificar nuestros productos Halal no es un proceso en general muy complicado. Siempre que no haya principalmente productos del cerdo y relacionado así como alcohol, se puede lograr el sello, y no obstante es cuestión de buscar la separación de los circuitos.

¿Dónde o cómo conseguir un certificado Halal ?

El Instituto Halal es la entidad encargada de certificar en España los bienes y servicios aptos para el consumo de los musulmanes y cuenta con más de 15 años de experiencia

El proceso de certificación del Instituto garantiza la trazabilidad completa tanto para el sector alimentación, como turismo, cosmética o sector salud.

No solo cubre la verificación de los ingredientes, también incluye la del proceso de producción, la higiene, la manipulación, los materiales de embalaje, el almacenamiento, el transporte y la distribución.
El proceso no es complicado y es de sentido común, empezando por la solicitud de la certificación, siguiendo por las etapas que se pueden ver en la gráfica (elaboración propia).

Etapas proceso certificación Halal.
Etapas proceso certificación Halal.

 

Sello Certificación Halal del Instituto Halal de España.

No obstante, el elemento clave para certificarse Halal es responder a la pregunta ¿para qué lo quiero?  La más probable sea seguramente “para vender más mis productos” pero en cualquier caso debe responder a una estrategia previa.

Evidentemente el disponer del sello Halal nos abre la puerta a un mercado que valora que se especifique pero NO nos garantiza ninguna venta. Es necesario desarrollar un análisis previo y establecer un plan estratégico y de acción posterior que nos permita sacarle la rentabilidad que se busca.

Tampoco pensemos que hay millones de consumidores deseando que pongamos nuestros productos en concreto en el mercado. Ya indicamos que en la actualidad los musulmanes consumen productos sin que lleven el sello obligatoriamente. Suelen mirar la composición o eligen productos que saben que no incurren en contradicción con los prefectos del Corán.

Tengamos en cuenta el caso de Aceitunas Torrent http://aceitunastorrent.com/marca/ . Exporta a países islámicos aceitunas sin el sello porque el producto es halal de por si. El hecho de llevar el sello es un valor añadido con el fin de facilitarles la compra mayormente. Por tanto, no es un mercado nuevo, ya está ahí, pero nos identificamos con nuestro interés y orientación a cliente musulmán.

 

¿Producto nuevo o aprovechar el que tenemos?

Podría pensarse que el mercado Halal obliga a los productores a tener productos nuevos especialmente diseñados para esos mercados. En mi opinión no es necesario en todos los casos. Si tenemos una botella de aceite de oliva virgen extra con diseño, un producto de alta calidad, podremos usar el mismo producto para distintos mercados. Aunque tendremos que observar de etiquetar adecuadamente según sea el mercado de destino.

¿Perfil consumidor?

En cualquier caso, debemos tener presente al consumidor, sea de donde sea, en nuestros planes estratégicos. En el caso del mundo árabe es importante ser consciente que el 43% de la población mundial musulmana es menor de 25 años. Aunque comparten una misma religión no tienen por que compartir ni las mismas raíces culturales, ni la identidad, ni la misma situación económica. Por tanto seguramente no exista una única solución para todos los consumidores.

 

En el próximo artículo abordaremos la parte de puntos a tener en cuenta en la comercialización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *