Comercialización productos Halal (II)

En la anterior entrada conocíamos cómo conseguir el certificado Halal en España y reflexionábamos sobre algunos aspectos que requerían de una planificación y estrategia previa. También vimos que el disponer del sello Halal no era suficiente.

Elementos claves para comercializar productos Halal

Si queremos entrar en un segmento de clientes específico por tanto, deberemos conocer mejor a dichos consumidores. Conocer los canales de venta, los distribuidores así como el diseño del producto para que cumpla las expectativas. El mercado puede ser nacional pero también internacional. En cualquier caso será necesario revisar aspectos de etiquetado, packaging, logos, marcas.

Sello Certificado Halal

Si aceptamos que el sello certificador Halal es un valor añadido, deberemos destacar por encima de otros elementos gráficos o texto que el producto es Halal. Es el elemento clave para que lo escojan según estudios de mercados.

Etiqueta Halal marca ALUVE

Etiquetado

El etiquetado deberá ir aunque esté destinado al mercado nacional, preferiblemente con texto en árabe y francés (hay gran población de origen marroquí que también habla francés así como de otros países del Africa francófona: Mali, Mauritania, Túnez, Níger entre otros). Ojo, es obligatorio que vaya en español y no porque el 40% de los musulmanes sean españoles, sino porque lo exige la legislación española. Aunque si va directamente para otros países con un envase, etiquetado y marca posiblemente propia, no es necesario que vaya en español.

Envasado de magdalenas halal Isabella

 

Packaging

El packaging puede ser igual que el que usamos para nuestros clientes. No obstante, dependiendo del producto, será necesario tener en cuenta que las familias musulmanas suelen tener más hijos que las que no lo son. Esto es debido a que la natalidad de las familias españolas no musulmanas apenas llega al 1,2 hijos por pareja. Si es para internacional, además del tamaño de las familias, se debe tener en cuenta la frecuencia de compra semanal. También se deben tener en cuenta las condiciones de almacenaje en las tiendas y en los hogares. No debemos evaluar los datos desde nuestra óptica. No todos los países tienen buena logística refrigerada, no todas las familias tienen grandes neveras en sus casas.

En cualquier caso, asumimos que los materiales con los que estén fabricados nuestros envases podrían cumplir la certificación Halal. Además de la función de marketing del envase, este tiene también la de contener, preservar y mantener al producto. Se trata lógicamente de impedir que pueda entrar en contacto con otros productos que lo contaminarían. Con el envase se evita que el producto se vea afectado por condiciones externas no deseables. En especial si son productos claramente no Halal. Supongamos que en el transporte a un envase de queso se le caiga encima grasa de cerdo y este líquido entre en contacto con el queso o embadurne la caja. Es improbable que con el envasado que usamos hoy en día sucediera esto, pero debemos tenerlo en cuenta. Lo mismo en cuanto al uso de los guantes que puedan usar los operarios a la hora de envasar: no deben provenir de origen animal los plásticos que usen ni tener recubrimientos no halal.

Logos y marcas

En cuanto a logos y marcas, deberemos analizar si se ajustan a los requerimientos razonables y convenientes tanto para el mercado nacional como el internacional. Además de evaluar la conveniencia de mantener algunas imágenes o símbolos religiosos católicos en el logo, y algunos nombres de marca en honor a la patrona o santo de la localidad, sería deseable darle una repensada. El replantearse la imagen no es ya tanto por el mercado musulmán sino por el nacional e internacional. En mi opinión lo mejor sería acudir a una empresa de Naming especializada que nos haga propuestas. También para que nos verifique en distintos idiomas y culturas el sonido de nuestra marca, así como su registro en patentes y marcas de los respectivos mercados.

También podemos apoyarnos en algún distribuidor especializado en un país para que nos ayude en esta parte. En cualquier caso  evitaría ponerle un nombre por nuestra cuenta sin más. Además de los problemas culturales, fonéticos, podemos encontrarnos que ya esté registrado en esos países, que no haya un dominio libre en internet o lo que es peor que ya se esté usando por parte de una marca o entidad. Cualquiera de estos casos nos obligaría posteriormente  a cambiar el nuestro, deshaciendo el trabajo realizado y perdiendo la inversión.

Mantecado y Polvorones halal de Antequera.

2 ideas en “Comercialización productos Halal (II)

  1. Patricia Responder

    Buenas noches,
    tengo un pequeño negocio en El Puerto de Santa María (Cádiz) en el que me gustaría poder introducir la venta de productos halal. Podría recibir un listado de los productos que distribuyen y sus precios, por favor?
    Agradecería que me enviara toda la información posible.
    Muchísimas gracias.

    Un saludo

    Patricia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.