Interim management, una herramienta para las Pymes

Se va abriendo paso ya hace un tiempo un nuevo término: interim management o interim manager, pero ¿qué significa o qué es?

La traducción al castellano sería “directivo interino” aunque tiene otras posibles traducciones como en la wikipedia:

Interim management, en español dirección de transición, es la provisión temporal de recursos y capacidades de gestión. Puede verse como una asignación temporal de un ejecutivo de probada capacitación para gestionar un periodo de transición, crisis o cambio en una organización. En esta situación, un rol permanente puede ser innecesario o imposible de encontrar a corto plazo. Además, pueden no existir profesionales internos que sean adecuados o estén disponibles para ocupar el puesto en cuestión.

Existe en España ya una asociación y que define este concepto como:

El concepto de Interim manager identifica a profesionales con dilatada experiencia en dirección y gestión que se incorporan de forma externa a una empresa para llevar a cabo una misión ejecutiva muy concreta durante un plazo de tiempo determinado y con unos objetivos previamente definidos.

El perfil de un interim manager suele ser el de un profesional con años de experiencia. Ha desarrollado su actividad en grandes empresas y cuenta con alta formación.

Photo by: Ed Gregory http://stokpic.comLos directivos temporales no calientan la silla, no se limitan a cumplir una asistencia, sino que saben que han sido contratados por un tiempo limitado para alcanzar una serie de objetivos. Por ello suele ser muy rentable la contratación ya que aseguran el retorno de la inversión.

Gracias a su experiencia y capacitación (a menudo están sobre-cualificados para las funciones que se les pide) pueden reducir los plazos de ejecución respecto a los que la propia empresa tardaría. Pueden incorporarse rápidamente de forma efectiva y resolutiva en muy poco tiempo al no necesitar formación como podría tener contratar a un nuevo empleado. Están acostumbrados a trabajar con metodología y manejar herramientas informáticas, utilidades que pueden ser desconocidas en una pyme y que se verían enriquecidas con las aportaciones metodológicas o tecnológicas. Aportan una visión externa objetiva, no contaminada, que enriquece la política y la cultura de empresa. La incorporación de un nuevo empleado en determinados proyectos puede generar cierta desconfianza en los clientes, sin embargo los directivos temporales hacen ganar tranquilidad y confianza.

Por su experiencia profesional, han tenido que tomar en numerosas ocasiones decisiones difíciles por lo que sabrán ser resolutivos y eficaces. Como profesionales independientes, no van buscando un empleo permanente, más bien lograr el máximo de objetivos planteados para lograr excelentes referencias que les permitan lograr nuevos clientes y nuevos proyectos.

 

Uno motivo más, que no se ha indicado anteriormente, es que muchas Pymes no tienen la capacidad financiera para disponer de un directivo permanentemente. Y a veces aunque tengan la necesidad, no tienen volumen de trabajo para tener a alguien contratado fijo. Por su capacitación y experiencia profesional, estos directivos además de desarrollar acciones concretas: apoyar un proyecto, lanzar un producto nuevo, reorganizar áreas, etc., realizan una labor de transferencia de conocimientos al resto de la organización. No son además competencia con otros directivos ya que su paso por la empresa es temporal.

Los puestos que puede desempeñar pasan desde una dirección general temporal, hasta la de cada una de las áreas o departamentos. Es cierto que en muchas Pymes no hay una estructuración funcional definida ya que una misma persona desarrolla varias funciones. Un directivo temporal tiene una gran utilidad para reorganizar internamente muchas áreas. Aunque se sabe que es necesario ese cambio, por falta de recursos capacitados y de tiempo no se aborda. Viene a ser como reparar un avión en vuelo: es necesario seguir manteniendo el rumbo pero o se pilota o se repara. El interim manager es ese reparador que colabora con los pilotos.

Por todo ello la figura del interim management es una herramienta muy interesante para las pymes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *