PLAN ESTRATEGICO para empresas

Plan estratégico o rumbo

Toda empresa debería tener un plan estratégico como todo barco tiene un plan de navegación o rumbo. Un plan estratégico para empresas debe responder a 3 preguntas claves:

  • ¿dónde estamos?
  • ¿hacia dónde queremos ir?
  • ¿cómo podemos lograrlo?

Que un empresario no tenga tiempo para pensar, definir, elegir y hacer realidad el mejor camino para el futuro, entre todas las opciones posibles, le está robando la oportunidad de elaborar un Plan Estratégico.

Miguel Gª Capilla
Un plan estratégico para empresas es como un plan de navegación o rumbo para un barco.

Para elaborar un buen plan estrategico debemos evaluar el entorno en el que se desarrolla la actividad de nuestra empresa. Aunque no hayamos estudiado la carrera militar ni nos hayamos leído entero el Arte de la Guerra, de tanto ver quizás tanta película bélica, sabemos que si fuéramos una unidad del ejercito, para elaborar un plan de batalla o plan estratégico:

  • analizaríamos el terreno que nos rodea
  • las fuerzas y medios del rival
  • los medios propios
  • nuestros puntos débiles y fuertes
  • las amenazas y posibles oportunidades

De la misma manera se puede aplicar en nuestro negocio. Deberíamos analizar el entorno o mercado, la competencia así como sus productos y servicios. Haríamos un DAFO con su CAME para analizar debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas. Hoy deberíamos, para tener un mapa de todo el modelo de negocio: un canvas.

Deberíamos conocer quién es nuestro cliente, o mejor dicho: clientes, en plural. Porque casi nunca se tiene un solo perfil de cliente. Y cada perfil de cliente es distinto, con sus propias características. Cada perfil de cliente tiene sus propios miedos o PAIN, sus deseos o GAINS. Y por tanto, cada segmento de cliente tiene su propio argumento de venta.

Y quizás con todo esto, que es lo mínimo, podríamos empezar a redactar un plan estratégico para nuestra empresa. Un plan que debe contener (al menos):

  • Objetivos: sí, hay que ponerlos por escrito. Y que sean medibles.
  • Acciones para cada departamento. Con plazos, indicadores de avance o evolución KPIs, fecha y responsables.

En algunos libros leo que se debe definir si vamos a seguir una estrategia competitiva genérica siendo líder en costes. O si vamos a apostar por una estrategia de crecimiento intensivo o integrado.También si vamos a optar por una estrategia competitiva específica como ser líder, retador o seguidor, etc. Personalmente me parece una categorización algo superflua.

La clave es tener una propuesta de valor clara, que enganche con los clientes, que defina de forma concreta mi servicio o productos (además de los puntos anteriores: mercado, clientes, DAFO/CAME, canvas).

No sé cómo lo harán otros consultores pero personalmente he optado por analizar adicionalmente cada departamento, los procesos, los medios,…para ir desarrollando acciones o tareas para cada área. También acciones transversales a todas ellas. Y organizar cada acción valorando su importancia o contribución al objetivo: si me acerca más rápido o menos. Y a todo ello se le debe poner fecha y responsable.

De esta forma se logra una tabla que resume lo que se debe hacer, en qué orden, en qué fecha y quién es el responsable. Ah, y como en todo vehículo, es necesario disponer de indicadores claves KPI que me permitan medir si avanzo a la velocidad y con el rumbo deseado.

Este plan estratégico no sirve de nada si la propiedad y/o dirección de la empresa y todos los empleados no lo comparten y se comprometen.

Vamos, que de nada sirve querer adelgazar si no estamos dispuestos a comer menos y mejor e ir al gimnasio. ??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.