Pacto de socios y relevo generacional

Pacto de socios

El pacto de socios y el relevo generacional son dos pilares importantes a plantear tanto si eres una startup, emprendedor o si eres una empresa ya consolidada. Son dos piedras que sabemos que encontrarás en el camino y que se pueden sortear a tiempo. Aquí te lo explico.

Dos personas, o más, deciden unirse en un proyecto empresarial. Toda su energía se centra en arrancar el proyecto. Al cabo del tiempo empiezan a surgir roces y discrepancias entre los socios hasta el punto de abandonar el proyecto. Esta es una de las causas de la muerte de las empresas en España que no tiene relación con la situación económica, sector o modelo de negocio.

Por otro lado, en España las empresas familiares representan el 85% del total de las empresas. La principal causa de muerte suele ser debido a una mala planificación del relevo generacional. Tan es así que solamente el 25% de las empresas lo son de segunda generación y de tercera un 9%. Casi el 70% de las empresas familiares desaparecen en el paso de primera a segunda generación.

La situación se repite una y otra vez. No es raro encontrarse que dos hermanos empezaron una empresa y al cabo de los años se pelearon (hasta no volverse a hablar) y cada uno tomó un rumbo (a uno le suele ir mejor que al otro) para terminar de encontrarse que la siguiente generación no quiere/sabe continuar con la empresa. Tanto sacrifico y renuncia para al final quedar en nada.

Tengo varios proyectos entre manos en los que se dan alguno de estos dos casos y en alguno las dos situaciones a la vez. No es fácil poder centrarnos en el desarrollo del negocio o de la idea sabiendo que tenemos esos escollos pendiente de resolverse.

Es cierto que lo primero que se piensa es posponer el abordar el pacto de socios o la planificación del relevo, pero sé a ciencia cierta que puede ser un gran error no dedicarle un tiempo a ver qué solución es la más idónea.

Pacto de socios

El pacto de socios es un acuerdo privado entre las partes en la que se pretende regular las relaciones internas dentro de la sociedad, a fin de garantizar la resolución de conflictos. Aunque no es obligatorio legalmente hacerlo, sí tiene un compromiso que en caso de litigio tiene valor.

Se puede y se debe definir una serie de apartados: buen gobierno de la sociedad, entrada y salida de socios, funciones y dedicación de cada socio, clausulas de no competencia, criterios para incorporación de familiares, enfoque del criterio de relevo generacional,… No es necesario escribir un libro, os lo aseguro, pero sí es necesario incluir todo aquello que en ese momento tenemos claro y hay un importante consenso. Si pasado los años se considera que hay que incluir o modificar algún apartado, será necesario el consenso de todos, independientemente de la participación estatutaria que puedan tener.

Si somos una startup, tiene una serie de peculiaridades inherentes a este tipo de empresa. Así, podrá haber una evolución del pacto de socios en caso de que se vayan incorporando en aceleradoras, mentores, inversores, etc. Aquí hay que destacar el derecho de arrastre (drag along) si eres socio mayoritario o de acompañamiento (tag along) si eres minoritario en caso de venta de acciones o de la empresa.

Relevo generacional

Relevo generacional

En cuanto al relevo generacional, afecta principalmente a la empresa familiar, pero sin duda también a aquellas cuyos socios no son familia entre sí pero quieren que sus hijos continúen en la sociedad o controlando su peso societario.

En numerosas ocasiones habrá hijos que estén incorporados en la empresa y esperan continuar una vez su padre se haya jubilado. También hay hijos que no se han interesado nunca por la empresa pero que son “herederos” y que tienen algo que decir. Obviarlos es abrir una fuente de conflictos familiares cuyas consecuencias no se sabe.

Hay empresas en la que los socios en el pacto ya definieron que no entraría nunca ningún familiar y que el día que se jubilen cerrarán la empresa, la venderán o pondran a un gerente profesional al frente. Y lo hacen quizás 30 años antes de que suceda. Pero de esta forma sus hijos, sus compañeras, todos tienen claro todo desde el minuto uno la política de la compañía.

Pacto de socios para proyectos concretos

El desarrollo de cambios en las empresas requieren de un importante consenso. Todos sabemos lo complicado que es aplicar giros en las formas de trabajo que llevan décadas, la introducción de nuevas herramientas o de nuevos productos. El cambio tiene siempre una resistencia interna en las empresas. La principal es entre los socios.

He visto situaciones que han servido como detonante de conflictos entre socios que luego han lastrado el desarrollo de la empresa. Es el momento por ejemplo en el que deciden exportar. Si son dos socios, generalmente ambos están de acuerdo. Pero siempre hay uno que desea que los resultados sean más inmediatos, que la inversión que hay que hacer sea la mínima. Cuando el desarrollo de un plan de exportación supera los dos años (plazo muy normal incluso), cuando se está gastando sin ver el retorno de tanto trabajo, es cuando empiezan a surgir los roces discrepancias. Si son tres socios o impares, empieza la “lucha” por abandonar el proyecto de exportación. Suceda lo que suceda, la empresa nunca será la misma.

En aquellas empresas que están pensando iniciar un camino de exportación o internacionalización, personalmente recomiendo hacer un acuerdo entre los socios específicamente en el que se consigne:

  • qué se está buscando para la empresa,
  • qué implica para el futuro de la empresa lograr exportar o internacionalizarse,
  • qué se está dispuesto a invertir,
  • qué plazo se da y
  • qué hacer en caso de que no se logren los resultados esperados.

Sugiero que se de un plazo de al menos tres años, no menos. Evitaremos escuchar la frase oportunista: “Ya os había avisado que tendríamos problemas y que era mejor estarse quieto”.

Andar un camino que puede ser largo con una piedra en el zapato termina por ser una tortura. Debemos pues anticiparnos a algo que casi seguro sucederá: discrepancia en los puntos de vista de los socios y/o necesidad de hacer un relevo generacional.

No dejemos a un lado esta realidad porque es terca: nos la volveremos a encontrar más adelante.

Para ampliar recomiendo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *