No pudo ser este Jueves Santo

No pudo ser. El tiempo no acompañó ayer. La Hermandad de Jesús Caído de Córdoba decidió finalmente no salir por el riesgo de lluvias, que en el momento de la salida ya había hecho acto de presencia.

Más de 600 nazarenos en su templo aceptaron con tristeza la inevitable decisión de la Junta de Aguas. Los 110 niños aguantaron la emoción, aunque algunas lágrimas se vieron escapar lógicamente ya que esperaban con ilusión de todo un año este día. Esta Hermandad demostró en esta ocasión también la clase y saber hacer hasta en estos momentos.

También la Banda de Jesús Caído que había ensayado todo el año para acompañar a sus titulares se tuvo que conformar con interpretar algunas marchas enfrente del "cocherón".

Momentos duros se tuvieron que vivir entre las cuadrillas de costaleros que deseaban más que nunca poder salir a las calles de Córdoba para recordar a su hermano costalero Juan Carlos Capote fallecido repentinamente unos meses antes dejando un hueco en la trabajadera muy grande.

Momento difícil también para muchos que queríamos pedir y dar gracias por tantas cosas, por tantos favores, como el de Kelme para su mujer Carmen operada con éxito a vida o muerte. Tantas historias desconocidas que no cabrían en estas líneas.

Pero también momento gozoso de ver a miles de cordobeses subir la Cuesta de San Cayetano para rezarle a Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad y a Nuestro Padre Jesús Caído, ver a grandes toreros escoltando durante un buen tiempo a las imágenes con fervor. No  quisiera destacar a ninguno por encima, pero no deja de ser sorprendente ver a un Maestro del toreo acercarse de tú a tú, mirandoles a los ojos, hablándoles en silencio a la Sole y al Caído.

Jesus Caido

Como no tengo fotos de ayer, os dejo una del Via Crucis de la semana pasada. 

Jesús Caído y Virgen de la Soledad, rogad por todos nosotros. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *