Cata de vinos: el olfato

La cata es el medio más razonable para evaluar la calidad de los vinos,
es de hecho, una ciencia de medición e interpretación de las sensaciones. Las sensaciones que produce un vino son la suma de las percepciones
provenientes de la vista (color, transparencia), el olfato (sensaciones
en nariz y boca, y retronasales), el gusto (dulce, salado, ácido,
amargo) y el tacto (estructura, redondez, volumen, astringencia).

El olfato es posiblemente el sentido más importante en el análisis organoléptico del vino. Educar y entrenar la nariz es un ejercicio recomendable y necesario tanto para quienes quieren empezar a catar vinos de forma lúdica y pedagógica como para quienes desde la experiencia en la degustación desean apreciar completamente todos los matices, juzgar con firmeza y comunicar sus sensaciones con exactitud.

En numerosas ocasiones, el vino que
prefiere el enólogo o crítico de vino no es el mismo que prefiere el
consumidor, ya que ambos no están utilizando el mismo criterio a la hora de
evaluar la calidad del mismo.
Sin embargo, hablar el mismo idioma puede permitir analizar o evaluar mejor críticas de especialistas.

Es evidente la necesidad de la cata para evaluar los vinos.
Pero, ¿cómo se realiza? Debe hacerse a ciegas. Tener la concentración
adecuada (sin ruidos ni interrupciones, sin olores, en un entorno
apropiado), hay que ser objetivo (describir lo que hay en la copa, sin
intentar adivinar), estar en silencio y sin influencias de otros. Es
preciso tomarse el tiempo necesario para estructurar la cata en series.
Pero la degustación presenta también algunos inconvenientes, como la
necesidad de concentración, de análisis, de referencias.

Para ayudar a establecer unas referencias es preciso conocer al menos una serie de olores que precisaremos memorizar y distinguir. De esta forma podremos clasificar los vinos que catemos y reconocer de memoria.

Para ayudar a memorizar estos olores hay colecciones de esencias como en Aromas del Vino.

Comprender el vino es ciencia, beberlo salud y hablar de él arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *