Barcelona y el barrio de la Ribera

En una rapida visita por motivos laborales a Barcelona, aproveché la tarde noche para patearme a paso legionario, el barrio de la Ribera . Leyendo la novela la Catedral del Mar, no quise dejar de ver la Basílica de Santa María del Mar y todo el barrio que la rodea.

 Santa Maria del Mar Barcelona

Utilicé el metro, en dónde hay en cada parada personal que te ayuda e informa amablemente, por lo que no tuve ningún problema. Me bajé en La Rambla, enorme paseo que va desde la Plaza de Cataluña (dónde está Fnac, El Corte Inglés, etc etc) hasta el Paseo de Colón (sí, el de la estatua con el dedo apuntando).  A mitad de la populosa rambla (ocupada por los seguidores abstemios del Liverpol,  que por cierto anoche ganaron 🙂 ) me desvié por la calle Ferrán, alcanzando la Plaza de San Jaume y bajando por esa parte llegando entre callejas como las de la judería a una construcción enorme de piedra, que hasta una altura de al menos 5 metros no tiene apenas ningún detalle decorativo, clavada en medio del barrio. Era de noche y casi pasa desapercibida por que a diferencia de otras iglesias que tienen espacio por los lados y la puerta principal está abierta a una gran plaza, aquí la plaza es alargada y las calles adyacentes son muy estrechas. No pude verla por dentro por que llegué tarde. Lo guardaremos en "tareas pendientes" para otra ocasión.

Recomiendo absolutamente la visita de esta parte de Barcelona. He quedado prendado ya que otras ocasiones he visitado las grandes avenidas, la Sagrada Familia, etc, pero no me había adentrado hasta el corazón histórico de Barcelona. Fabulosa la visita. Las callejas están llenas de tiendas pequeñas, de diseñadores modernos y alternativos, de tiendas de comidas con cosas típicas, baretos y tasquillas con paredes enteras cubiertas de botellas de vino y de cava, con nombres de tapas y platos que te abrían el apetito con tan solo  leerlos. En cuanto a seguridad, no noté nada especial, las calles están llenas de gente de todos los países, de gente del barrio, y se puede pasear tranquilamente.

Para terminar y satisfacer a los críticos de los blogs que dicen que sólo sirven para que contemos dónde hemos comido y se entere todo el mundo, ahí van los dos sitios que he comido y que recomiendo:

  • El Cangrejo Loco, en el Puerto Olímpico. Tomamos Arroz negro muy bueno y unas sardinas al ajo picante riquísimas.
  • Vinitus, (ver este enlace) en el centro Comercial de L’Illa en la Diagonal 569. Tapas de todo tipo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *