¡Más árboles para Córdoba, por favor!

bosque

Hay ocasiones en las que pienso que debe haber realmente "ideas volando" que en forma de frecuencias captamos insconscientemente y compartimos así reflexiones con otras personas a las que no conocemos.

Sirva esta introducción para enlazar dos hechos: el primero es una conversación con mi mujer este domingo cuando subíamos a Cerro Muriano, viendo las grandes manchas amarillentas que la ausencia de vegetación y arboledas deja ver en muchas partes de nuestra ciudad y alrededores. No son extensiones de zonas agrícolas en barbecho, sino zonas cercanas a las antiguas conducciones de la fábrica de cementos o incluso el nuevo parque de la Asomadilla. Este parque que antes era campo y en el que pasé muchas horas jugando, tenía más árboles entonces que ahora. Comentábamos la necesidad de crear un auténtico anillo de árboles de sombra que rodeara toda Córdoba y todas las zonas que no estuvieran construidas (árboles de verdad y no como los raquíticos del recinto ferial). De esta forma se lograría un microclima que suavizaría estos calores.

El segundo hecho es el artículo tan interesante que se ha podido leer en el Diario de Córdoba hace unos días, escrito por Benito Sánchez, Biólogo, con el título ¿Capital del desierto en 2016? y que viene a coincidir justamente con lo que mi mujer y yo hablábamos.

El artículo de opinión reflexiona entre otros, acerca de tres hechos que aceptamos como ciertos cuando no lo son:

  1. Al árbol es bueno resanarlo, en referencia a esas podas que parecen talas. Según Benito no hay datos científicos que avalen este crimen que además se comete en épocas en las que son más necesarias las sombras.
  2. Algunos árboles de sombra causan alergia a la población, en referencia a las talas de algunos ejemplares. Según Benito, las molestias que durante un par de semanas generan, son inferiores a los beneficios que generan, de tal forma que la carencia de árboles produce un mayor impacto de la contaminación que sensibiliza seguramente a esa alergias.
  3. Se han plantado árboles en Córdoba. Según Benito, a pesar de haberse plantado árboles, no existe una planificación ni un objetivo claro, y el ejemplo más cercano es el nuevo parque de la Asomadilla, que tiene una total carencia de sombras.

Si nos fijamos en las grandes ciudades veremos que la mayoría tienen grandes espacios verdes. Un ejemplo es el llamado "pulmón" de Zaragoza. En medio de la ciudad, este parque se asemeja más a un bosque que a uno de los parques cordobeses. Otro ejemplo es la ciudad de Munich, que aún teniendo el suelo más caro de Alemania con seguridad, no han eliminado esos enormes parques/bosques que se encuentran en muchas zonas de la ciudad para dedicarlos a edificación.

Si se rodeara Córdoba de densas plantaciones de árboles, si se plantaran árboles en más sitios, seguro que la temperaturas bajarían en verano 5 grados. Eso sí que sería un proyecto que todos los cordobeses apoyaríamos por que el beneficio además de personal, sería para la economía ya que podrían venir más turistas en esos meses de calor al ser más suaves la percepción. Habría menos enfermedades al no haber clima extremo. La calidad de vida de los ancianos aumentaría al poder salir a pasear a la sombra de árboles frondosos. 

¡Que planten más árboles que den sombra de verdad en Córdoba!

2 ideas en “¡Más árboles para Córdoba, por favor!

  1. Óscar Córdoba Responder

    Muy buenas Mike. Totalmente de acuerdo con esta entrada, es algo que siempre he mantenido en mis conversaciones privadas. Personalmente me encantan los árboles y sobre las bajadas de temperaturas, no había más que meterse en las árboledas de Parque Cruz Conde para notar la diferencia. Eso sí, difiero sobre el punto dos (el de las alergias) esos árboles son asesinos 😉

  2. aurelio Responder

    Pertenezco a un grupo de senderismo y al menos tres veces a la semana de forma casi forzosa a travesamos este parque, tanto a la ida como al regreso, este último entre las 12h y 12,30 h. donde el sol aprieta, sin que haya alguna sombra protectora a pesar de esa multiciplidad de árboles que existen. Nosotros de forma festiva decimos preparaos que vamos a travesar el Desierto del Sahara. A uno de nuestros compañeros ya le dio atravesando este Parque un amago de golpe de calor, a pesar de la protección que llevaba. No hay derecho a ello, en una ciudad donde la canícula es tan duradera, ¡¡medallas gloriosas, para quien tomó la decisión de plantar aquello que hoy vemos, aunque sean especies autóctonas!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *