Reflexiones sobre la Semana Santa de Córdoba en 2010

Ya casi ha finalizado la Semana Santa 2010 en Córdoba, solamente nos falta mañana la alegría de ver al Señor resucitado por nuestras calles, por ese precioso barrio de Santa Marina.

Quisiera aprovechar para reflexionar sobre algunos detalles que he observado por las calles y he podido leer por internet.

Las procesiones de Semana Santa se están transformado para una parte de la población, en un producto a consumir perdiendo todo elemento de fe, toda trascendencia cristiana. Terminará siendo un producto del tipo parque de atracciones si nos dejamos avasallar. Ya se alzan voces pidiendo que se vayan a a dar vueltas al Arenal. Voces que desconocen la diferencia entre mesías y profeta, que desconocen cuestiones teologales básicas y que toman la parte ignorando o desconociendo el todo. Gente que ignora el esfuerzo y dedicación de miles de personas en sus Hermandades durante todo el año, con su importante labor entre los más jóvenes, de colaboración con ONGs, y de depositarios de un legado artístico. Gente que prefiere que llueva para que no salgan las procesiones, sin siquiera pensar en los miles de empleos que viven del turismo en estas fechas, que son los que de verdad hacen negocio del culto, y no los que participan en las procesiones. Gente que opinan sin pensar y sin saber, pero eso es otro tema.

Ya no se trata de ver tal o cual Hermandad, sino en ver el máximo número posible. No sé si será cierto que este año ha habido más personas viendo las procesiones, sí me consta que se han concentrado en determinados puntos, esos que las guías suelen recomendar. Y lo que he visto ha sido muy poca consideración, muy poca educación. He visto empujando a los nazarenos por pasar, he visto como han apartado a costaleros, como han sorteado a un paso en medio de un callejón grupos enteros. Pero lo que me ha molestado ha sido la edad de esos maleducados: gente de 30, de 40 y de 50 años. Mal ejemplo para la juventud.

Se ha perdido el silencio cuando pasa una Hermandad, y en especial cuando pasan las imágenes. La gente ha seguido hablando, comiendo como si estuvieran en un cine. Y esa suciedad, esas cientos de latas, de bolsas de plástico,…¿es que son así de guarros en su casa?¿No pueden meter todo en una bolsa y buscar luego una papelera? Y es que no les dicen nada las imágenes, son solo “muñequitos” como las denominaba un aspirante a político de unas juventudes de un partido. No hay trascendencia, ni siquiera la capacidad de asombro estético o artístico si se es no creyente. Se desconocen los términos que antes formaban parte de nuestro vocabulario. Los más jóvenes, esos que pasan dando voces por medio de la procesión, no saben lo que es un misterio, ni lo que es una advocación, ni por qué hay un Cristo en la cruz.

Afortunadamente nos quedan otros miles de jóvenes nazarenos y costaleros para dar ejemplo de respeto, tradición y fe.

Y al que no le guste estar callado, ni las bullas, ni los nazarenos, ni las esperas, ni el incienso, …que no venga a ver procesiones, que no hace falta, que se puede ir a la playa, o a comer caracoles.

2 ideas en “Reflexiones sobre la Semana Santa de Córdoba en 2010

  1. Crul Responder

    Bué,
    Hay cosas básicas de comportamiento que están fuera de comentario, completamente de acuerdo.

    Lo que me ha dado que pensar es esto:
    — Y al que no le guste estar callado, ni las bullas, ni los nazarenos, ni las esperas, ni el incienso, …que no venga a ver procesiones, que no hace falta, que se puede ir a la playa, o a comer caracoles. —

    Donde vivo la verdad es que hay poca tradición, pero tengo entendido que hay ciertas ciudades donde toda la ciudad se ve muy afectada por las procesiones. Siendo en lugares públicos… ¿es exigible que al que no le guste se quite de en medio para no molestar?

    A lo mejor es exagerada la idea que tengo sobre el tema, pero por mi poca experiencia no es cuestión de un par de calles durante un par de horas.

    Saludos

    • mikechapel Autor de la entradaResponder

      Gracias por comentar.

      Las prcoesiones se suelen dar principalmente en las grandes ciudades andaluzas y no en todas con igual importancia. En los pueblos tampoco hay procesiones todos los días.
      Suele afectar a una zona de la ciudad, es cierto, lo que se denomina recorrido oficial que suele pasar por la catedral en Sevilla o por el centro en el caso de Córdoba. En el primer caso suele estar algunas hermandades en la calle a media mañana (las menos) y las más a partir de las 16:00h o 17:00h hasta la noche. Vienen cada una de su barrio y sí, ese camino queda ocupado por la hermandad y los nazarenos durante un par de horas. Solamente el recorrido oficial es cortado durante casi toda la tarde-noche.

      Pero es que las ciudades son grandes y qué casualidad que esos días se te antoja de ir al centro o alrededor de la catedral. 🙁 Es a lo que me refiero. Por otro lado, si las calles son espacios d etodos, también son de los que les gusta la Semana Santa, que de momento son muchos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *