Molestar vende, o eso dice Risto Mejide en #ANNOYOMICS

He finalizado la lectura del último libro de Risto Mejide: #ANNOYOMICS, el arte de molestar para ganar dinero.

Se puede resumir en dos palabras: “molestar vende”, pero frente a esta aparente simpleza el libro en mi opinión tiene un calado mayor. Se podría deducir de su lectura que limitarse a ser un maleducado y grosero sería suficiente para lograr éxito, pero detrás está mucha inteligencia y sobre todo exigencia o mejor auto exigencia.

Estamos acostumbrados ya a ver en “Tu sí que Vales” (en su momento también OT) a Risto criticando ferozmente al los participantes como si su simple objetivo fuera llamar la atención y ser el centro de todos los comentarios del día siguiente (en el libro incluso lo afirma). Si nos paramos a analizar tanto su comportamiento como el contenido de su libro, veremos que se trata simplemente de “listones altos”, de un grado de exigencia fuera de lo habitual.

Escuchaba a una socióloga alemana hablar como de una educación ultra rígida de principios del S. XX había llegado a imponerse el nazismo sin solución de continuidad, sin apenas rechazo social (ver La cinta blanca, por ejemplo), a un siglo XXI en que la educación es poco exigente, casi rozando el nivel de adolescente. Padres que excusan el mal comportamiento de los hijos, sus malas notas, que defienden que no tengan obligaciones sociales. Jóvenes que no asumen responsabilidades ni admiten obligaciones. Mayores y jóvenes participando de la decadencia actual.

Risto se transforma en la web designers coders Rottenmeier” href=”http://es.wikipedia.org/wiki/Se%C3%B1orita_Rottenmeier”>Señorita Rottenmeier: sube el listón de disciplina, de exigencia, de excelencia y eso choca. Artistas que se presentan sin apenas sacrificio pretenden alcanzar la gloria sin esfuerzo. Natural que reaccione en muchos casos de forma cruda. A muchos seguro servirá para retomar con mayor exigencia su meta, a otros les habrá ayudado a dejar de perder el tiempo y poner los pies en el suelo y dedicarse a algo de más provecho.

Todos deberíamos tener un Risto en nuestras vidas, que nos diga con crudeza cómo nos acomodamos, aburgesarse se decía antes, entramos en la zona de confort, de cloroformo, y perdemos la capacidad de auto-crítica, de exigirnos más, de quejarnos menos, de trabajar más, de estudiar más, de consentir menos las pamplinas de los demás.

Vivimos en una sociedad que en realidad es mediocre en general, y ni es consciente. La decadencia actual es solo consecuencia de ese conformismo ramplón, que no valora el esfuerzo, el trabajo, la constancia, que busca solamente los placeres mundanos, el hedonismo.

En la política abunda: cargos sin formación ni experiencia, mediocres ascendidos a dedo, sin un nivel de auto-exigencia, sin capacidad de crítica. Empresarios que se limitan a repetir día tras día su actividad sin querer más, sin buscar la excelencia, sin visión critica y que cuando su competencia les supera no sirve ni de acicate para cuestionarse su modelo de negocio, echando la culpa al gobernante de turno.

Y por este conformismo de bajo nivel, molestar vende, porque provoca heridas, porque tiene el mismo efecto que una traca de madrugada: despierta, espabila y preocupa.

10 ideas en “Molestar vende, o eso dice Risto Mejide en #ANNOYOMICS

  1. Vin Responder

    Yo estoy terminando de leer el libro, y te puedo garantizar, que no podrías ser más explícito. Muy gran Entrada, la debería de leer más de uno que se dedica a poner Risto a parir, sin leerse el libro.
    Un cordial saludo

  2. Chary Serrano Responder

    Tienes mucha razón.
    Yo a ese señor lo he visto poco, la verdad es que me parece petulante, algo grosero y con ganas de fastidiar, pero he pensado que es una careta y puede que en la vida real no sea así.
    De todas formas el buscar la excelencia parece que últimamente se lleva poco y la mayoría de la gente busca el halago cuando lo que nos hace crecer es la crítica, por dura que sea.

    • mikechapel Autor de la entradaResponder

      Muchas gracias Chary por compartir tu punto de visa. Como me decía mi abuela: no te creas todo lo que sale en la tele 😉

      Y estoy de acuerdo, el halago engorda, engordar atrofia el corazón y esto conduce a nada bueno.

  3. Sofía Navarro Responder

    Hola, Mike.

    Tengo este libro pendiente -ahora mismo ando con muchos títulos, uno de ellos también de Risto-. Es un gran comunicador, y él lo sabe -y lo aparenta-. Lo que dices es algo que siempre he pensado: que Risto es un “provocador” -con clase, eso sí; que los hay sin ella- que opina con criterio. La opinión con criterio duele, es cierto. El criterio escasea, porque tenemos una educación muy light, motivaciones absurdas que se llevan toda nuestra energía sin ser productivas, y el nivel de inquietudes bajo mínimos. Pero si sabemos de lo que hablamos, y tenemos un nivel de exigencia -y auto-exigencia-, podemos y debemos expresar qué nos deja insatisfechos y qué nos parece digno de admiración.

    La impresión que tengo de Risto es que es un hombre que dice lo que de verdad piensa. Lo que no sé es si siempre da su opinión, o si sólo lo hace cuando le preguntan. Yo siempre tengo el dilema. Suelo esperar a que me pregunten por ella en el caso de que sea un ‘suspenso’ para alguien que me despierte simpatía -al menos, por pésimo que sea su resultado o producto, si esa persona me despierta simpatia -que no es poco- se merece mi respeto y mi discreción… así como mi sinceridad si decide preguntarme qué opino-. Para el resto de casos soy tan respetuosa como para decir nada más que la verdad. También la sinceridad con uno mismo es importante, aunque nos de en el orgullo -yo soy escritora y ego no me falta, pero te puedo decir que he escrito valientes mierdas en busca de algo con calidad; es eso o estancarse-.
    Las personas con criterio exigente siempre molestan cuando opinan -piensa en Mr. Darcy al inicio de ‘Orgullo&Prejuicio’, procurando no expresar sus opiniones porque sabe que no serán bien recibidas, dado su alto nivel de exigencia-.

    Espero que el libro no sólo lo afiance esta idea, porque la tengo clara desde hace muchos años, sino que profundice. Sólo he visto a Risto en vivo una vez, en una conferencia magnífica que dio en mi ciudad -Jerez de la Frontera-, y desde ese día no sólo sigo buscando a mi líder -él sabría por qué lo digo-, sino que me animé a leer sus libros. Así pues, este caerá tarde o temprano.

    Un beso,
    S.

    • mikechapel Autor de la entradaResponder

      Muchas gracias Sofía, comparto tu reflexión y destaco :”si sabemos de lo que hablamos, y tenemos un nivel de exigencia -y auto-exigencia-, podemos y debemos expresar qué nos deja insatisfechos y qué nos parece digno de admiración. ”

      No dejes de escribirme alguna obra tuya 🙂

  4. Jesús Duarte Responder

    Completamente de acuerdo contigo. No he leído el libro, pero siempre me ha parecido que la actitud de Risto Mejide en la TV es un rol pensado para el show business pero que esconde un nivel de inteligencia mucho más profundo de lo que parece. Lo mismo me lo leo cuando acabe con Ken Follet

  5. Pepi Responder

    he estado varias veces presenciando concursos donde Risto estaba como jurado y cuando más cerca he estado xde él ha sido hace poco, mejor dicho hace aprfox. un mes y es super encantador lo k creo k siempre tiene que hacer un personaje que haga de “malo” (acordemonos de Don Cicuta en el 1.2.3.) así cómo otros personajes en otros tantos programas. Lo que no cabe duda es que es un señor con una inteligencia increible y que dentro de sus maneras, nos tiene esperando haber por donde sale, lo encuentro GENIAL Y UN CABALLERO. Enhorabuena Risto, pensaba mal de tí pero desde que te he visto en persona he cambiado de opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *