José Tomás es al toreo lo que Camarón al flamenco

El miércoles de feria pude ir a los toros a ver la "última" corrida de José Tomás, que afortunadamente no fue la última y que sea por muchos años. Mis expectativas fueron colmadas sobradamente, infinitamente, como la de los más de 16.000 espectadores que abarrotaban la plaza. El sábado pude volver a ir para ver a Manuel Díaz, como casi siempre que puedo ir a verle que junto al Fandi y a Rivera formaban el cartel.

Un aficionado reflexionaba acerca de la injusticia de las dos orejas que se dieron a Rivera haciendonos recordar que la plaza de Córdoba era de primera y que había que ser más exigentes y que quedaba equiparado su triunfo con el de José Tomás.

Si tuvieramos que usar como referencia la faena de José Tomás para conceder orejas en Córdoba o en cualquier otro sitio, regresarían todos los toros con sus apéndices. Y es que la faena de José Tomás, el toreo de José Tomás no es comaprable con nada. Da igual que le den o no orejas, su toreo está en otro planeta, en otra galaxia.

José Tomás es al toreo lo que Camarón al flamenco. No es que los demás cantaores no sean buenos, sino que Camarón fue otra cosa, fue más allá. Lo mismo que José Tomás en el toreo.

Leo en la prensa nacional la unanimidad en el triunfo ya de leyenda en la plaza de Las Ventas de Madrid. Las críticas son poesía de emociones, de pasiones, de éxtasis místico en la mayoría.

Aún se me ponen los pelos como escarpias recordando su faena.

Ver más información y videos en Burladero.com

Portadas de la prensa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *