¿España laica? Lo que dice la Constitución

Mal va España y el sistema educativo cuando miles de ignorantes siguen empeñados en hacer afirmaciones que no son ciertas en relación a la laicidad del Estado o Reino sin molestarse en comprobarlo en ese ejemplar que todo español debiera tener, ni tampoco buscar la veracidad del dato en internet.

Sé que no servirá de nada intentar desznar a los burros, pero como estoy seguro que acostumbrados a leer solo los titulares de esa prensa que cada vez tiene menos calidad y por tanto más desinforma, sé como decía que si pongo extractado al menos el artículo 16, igual empezamos a hablar con propiedad.

SECCIÓN I. DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES Y DE LAS LIBERTADES PÚBLICAS.

Artículo 16.

1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley.

2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

No soy experto en Derecho y aunque podría explicarlo, prefiero poner una parte de un artículo muy recomendable de  Ángel López-Sidro, Doctor en Derecho por la Universidad de Jaén: Estado aconfesional .

Empecemos por lo más obvio: en ningún lugar de nuestra Constitución se afirma que España sea un país laico. Ni siquiera los términos laico, laicidad o laicista aparecen por parte alguna. Habrá que suponer que la referencia se hace a una proclamación sustancialmente diferente, la del artículo 16.3, donde se dice que «ninguna confesión tendrá carácter estatal». La aconfesionalidad aquí establecida no es sinónimo de laicidad. Puede comprenderse la confusión en un nivel coloquial, pero no es admisible cuando se pretende justificar una presunta voluntad constitucional por medio de ese cambalache. La no confesionalidad significa que el Estado español no profesa ninguna fe religiosa, que no se adhiere a la doctrina de una religión determinada, sino que las considera a todas por igual, en el sentido que sea.

Para entender todo el alcance de lo que la Constitución establece no basta con detenerse en esto. Es preciso continuar la lectura del artículo 16.3, que a continuación compromete a los poderes públicos a «tener en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española». Por si esto no fuera suficiente, la redacción del precepto se completa afirmando que se «mantendrán relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones».

Resumiendo, ESPAÑA NO ES UN ESTADO LAICO, ES ACONFESIONAL.Y no por repetir un pego muchas veces termina siendo verdad. Un poquito de por favor, que hay que leer más.

Una idea en “¿España laica? Lo que dice la Constitución

  1. Carlos Responder

    Soy Carlos, colaborador de Printcolor (http://www.printcolorweb.com), imprenta digital especialista en libros. Tu blog ha sido seleccionado en la promoción “Tu primer libro gratis” y te regalamos la impresión gratis de tu libro, a cambio de que publiques en tu blog un comentario positivo sobre nuestros servicios. ¿Te interesaría? Para cualquier duda puedes enviarme un e-mail a info@printcolor.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *